Skip to Content

Identidad Afrodescendiente como Mujer en Tecnología

En el 2021, Black History Month celebra la comunidad afrodescendiente, su representación, identidad y diversidad.


Por Ursula Boudreaux
Gerente de Entrenamiento Técnico

IN ENGLISH

A medida que aprendo de los Afrolatinos y la gente birracial en Crowley, veo al Black History Month como una oportunidad para contar mi historia como una mujer en la industria tecnológica que resulta ser afroamericana. Soy Gerente de Entrenamiento Técnico de Crowley y llevo cuatro años con la compañía.

Mi madre y mi padre crecieron durante la Segunda Guerra Mundial, el Movimiento por los Derechos Civiles y el Movimiento por los Derechos de la Mujer. Aunque ambos se criaron durante la misma época, tuvieron experiencias muy diferentes. Mi madre no se enfrentó a mucho racismo creciendo en Kansas City, Mo. Sin embargo, a mi padre le tocó la otra cara de la moneda cuando nació en medio de un racismo profundamente arraigado en Hawkinsville, Ga. Cuando joven, tuvo que recoger algodón, melocotones y cacahuates para ayudar a su familia, cobrando un salario bajo de $1 a $3 dólares por cada 100 libras. Cuando cumplió 17 años, se unió a la Marina de Guerra de E.E. U.U. para escapar de las condiciones del sur y terminó con una carrera de 30 años en la industria aérea.

Mis padres se conocieron en la soleada ciudad de San Diego, Calif., donde nací. Crecer en esta ciudad con una gran presencia militar, me animó a explorar nuevas vías y mis padres me apoyaron para seguir educándome. Tuve la suerte de no experimentar nada cercano a lo que le pasó a mi padre. San Diego tenía esa sensación de ser una ciudad más abierta; las cuestiones raciales estaban encubiertas.


“Mis padres me apoyaron para seguir educándome. Tuve la suerte de no experimentar nada cercano a lo que le pasó a mi padre. San Diego tenía esa sensación de ser una ciudad más abierta; las cuestiones raciales estaban encubiertas.”


Identidad y Percepción Afroamericana

Veo mi identidad afroamericana como lo que soy, en lugar de algo en lo que tengo que pensar. Me vuelvo consciente de mi identidad cuando noto diferencias en la forma en que me tratan. En general, todavía me sorprende que las personas sean tratadas de manera diferente simplemente debido a su color de piel.

No fue hasta que fui a la universidad en Arizona cuando tuve mi primer encuentro con los skinheads. Después de ver la película Mississippi Burning, un grupo de chicos se enfureció y decidió aterrorizar a otros que no se parecían a ellos. Presenciar esto hizo que me comprometiera a superar cualquier cosa y esforzarme por vivir la mejor vida posible. Me hizo admirar cómo la comunidad afroamericana se enfrenta a los desafíos con esperanza y aborda la mayoría de las situaciones de manera pacífica y positiva.

Recientemente, me mudé a Florida donde me han identificado como una afrolatina de Puerto Rico o la República Dominicana, algo que nunca sucedió cuando vivía en la costa oeste. Me hizo ver lo amplio que puede ser el espectro de la comunidad afrodescendiente en áreas multiculturales. Arrojó luz sobre cómo puedo relacionarme o interactuar con otros grupos étnicamente mixtos de ascendencia afroamericana.


Al principio de mi carrera, con frecuencia me colocaban en situaciones incómodas que ayudaban a moldear a la persona segura y fuerte que soy. Me decían que regresara a África y hubo hombres mucho mayores que yo que saboteaban mis máquinas pensando que no sería capaz de arreglarlas. Estas experiencias son las que i me impulsaron a convertirme enla primera persona en mi familia en recibir una Licenciatura en Administració de Empresas.”


Mujeres en la Industria Tecnológica

Lo que estoy haciendo actualmente no es sorpresa para mi familia. Mis padres cuentan historias de cómo desarmé una tostadora y la volví a armar a los siete años, o cómo me enojaba cuando recibía muñecas como regalo. Por otro lado, me emocionaba recibir un juguete electrónico. Uno de los mejores regalos cuando niña fue la computadora Commodore 64. Pasé horas programando y jugando con ella. Este amor por la tecnología a una edad temprana eventualmente condujo a mi carrera en el campo.

En uno de mis trabajos después de la universidad, fui testigo de racismo flagrante cuando me convertí en la primera afroamericana y primera mujer técnico de mantenimiento en Phoenix, Arizona. La dura realidad se me vino encima: que, para tener éxito, tenía que trabajar el doble de duro, ser autosuficiente y no dejar que el color de mi piel o género dictara mi camino. Al principio de mi carrera, con frecuencia me colocaban en situaciones incómodas que ayudaban a moldear a la persona segura y fuerte que soy. Me decían que regresara a África y hubo hombres mucho mayores que yo que saboteaban mis máquinas pensando que no sería capaz de arreglarlas. Estas experiencias son las que i me impulsaron a convertirme en la primera persona en mi familia en recibir una Licenciatura en Administración de Empresas y la única con un MBA, así como una certificación Project Management y una patente en tecnología en EE. UU.

A menudo vivo una vida doble o triple. La persona que soy en el trabajo es diferente de la persona que soy con la familia, que es diferente de la persona que soy con amigos u otras relaciones. Modifico mis expresiones faciales, lenguaje corporal y tono para asegurarme de que mi mensaje sea recibido de la manera que pretendo para la audiencia con la que estoy. Me enfoco en escuchar, estudiar y aprender a sentirme cómoda en todas las situaciones. Me aseguro de que mis acciones contribuyan a que la gente me vea por lo que soy: una mujer inteligente y trabajadora que se dedica a lo que hace y ama la tecnología.

Estereotipos en la Comunidad Afrodescendiente

Algunas personas sienten un extraño impulso de hablar “mi idioma”. Esto es a menudo un prejuicio inconsciente donde piensan que el uso del dialecto urbano es la forma más fácil de conectarse conmigo. La representación común de las mujeres negras en la televisión no es lo que soy. Si tuviera que elegir, soy más como las mujeres en los papeles interpretados por actrices como Phylicia Rashad, una mujer afrodescendiente educada, preparada y fuerte. La gente tiende a etiquetarme como una “mujer negra enojada” debido a mi confianza, estatura, honestidad y fuerza. Por el contrario, soy una de las personas más felices y divertidas que podrías conocer.

Con demasiada frecuencia, las mujeres afroamericanas en el campo de la tecnología son pasadas por alto o no se toman en cuenta. Al principio de mi carrera, al dar una sugerencia durante una reunión no obtenía una respuesta. Luego, una persona que no se parece a mí repite la misma sugerencia y se convertía en una gran idea. Solía enfadarme en situaciones como esa. Sin embargo, con la edad viene la sabiduría. Hoy, esas experiencias me enseñaron a asociarme con personas que están dispuestas a apoyar mis ideas, para que no se pierdan. Esto permite que la colaboración avance y mejora las relaciones.


Estamos en la misma lucha para poner fin a la disparidad racial y la desigualdad. Es un recordatorio de que se trata de “la raza humana”, una raza que no debe basarse en el color de la piel y que necesita el compromiso y la contribución de todos para entenderse. ” 


Todo el Mundo Tiene un Papel en la Raza Humana

Para mí, Black Lives Matter significa que estamos en la misma lucha para poner fin a la disparidad racial y la desigualdad. Es un recordatorio de que se trata de “la raza humana”, una raza que no debe basarse en el color de la piel y que necesita el compromiso y la contribución de todos para entenderse. No puedo hablar por los demás, pero espero y rezo para que la gente mire este movimiento desde una perspectiva humana y no sólo a través de un lente negro.

Si por un momento pudiéramos caminar en los zapatos de otra persona, ayudaría a cerrar la brecha racial. La empatía es una fuerza motriz. El concepto de Fierce Conversations® en Crowley se trata de saber que está bien tener diferentes puntos de vista. No hay un único sentido ni una respuesta absolutamente correcta. Es importante que estemos dispuestos a trabajar juntos para entender el pasado, darnos cuenta de cómo nos ha traído al presente y encontrar un futuro mejor con respeto mutuo, compasión y unidad.

En el trabajo, sugiero identificar a una persona con la que puedas tener una comunicación honesta. No la fuerces. Sé genuino y deja que el proceso suceda orgánicamente. Sin embargo, sé responsable y no creas que tiene que ser una conversación unilateral. Haz preguntas para aclararlas. Esas conversaciones deben tener un compromiso mutuo, ya que el propósito es seguir aprendiendo unos de otros.

Crowley es una empresa privada de propiedad familiar y de empleados que proporciona soluciones logísticas, gubernamentales, marinas y energéticas en todo el mundo desde 1892. Contamos con más de 6,000 miembros de alto rendimiento en 35 países y territorios del Caribe, que son diversos y cumplen sus compromisos. Somos Crowley, Gente Que Sabe.