News and Media

Estar listo para el cambio: la práctica hace al maestro

Para leer en inglés, haga clic aquí.

Incluso las personas más resilientes experimentan contratiempos. Ser resiliente consiste en tener la capacidad de recuperarse de situaciones y condiciones difíciles. La resiliencia también se trata de anticipar un desafío y afrontarlo de frente, incluso después de ser derribado. Recuperarse requiere coraje y práctica.

Colaboradores de Crowley comparten su experiencia sobre las acciones que toman cuando enfrentan nuevos desafíos en sus roles. Seguir las tres acciones a continuación pueden servir como un guía cuándo estás practicando para ser más resiliente y producir un alto rendimiento.

1. PRUEBA: Ten valor para probar algo nuevo.

Por ejemplo, la nueva normalidad es usar una máscara en el trabajo o cuando sea necesario, lo que podría necesitar cambiar tu mentalidad un poco para tener éxito en hacerlo. Trata de estar al frente, acomodando el cambio e invita a otros a hacer lo mismo. Sé valiente. Sé atrevido. Sé un campeón del cambio.

“El cambio es una oportunidad para crecer; esto hace que los desafíos cotidianos sean un regalo para ser utilizados en esa progresión. Mis desafíos son diarios al aprender aspectos únicos del negocio que me obligan a probar cosas nuevas. Mi enfoque es esperar lo inesperado, pero también permanecer alerta en lo mundano. Es esencial encontrar el equilibrio de permanecer fluido y perdurable y tener personas que puedan apoyarte. – Lindy Taylor / Manager, Terminal (Alaska)

2. APRENDE: Aprende activamente a través de la experimentación.

Al abordar nuevos problemas, utiliza los éxitos y los fracasos como focos de aprendizaje. Busca nuevas formas de crecer y ser desafiado. Cuando aprendemos, crecemos. Del crecimiento viene el cambio continuo. De ese cambio viene un nuevo aprendizaje. De ese nuevo aprendizaje vienen nuevas oportunidades. Todo está conectado.

“Aprender sobre la marcha es fundamental. Cambio continuamente mi enfoque para aprender más y entender mejor a mis clientes. Como ejecutivo de ventas en Crowley, siempre estoy buscando nuevas formas de proporcionar soluciones innovadoras y creativas y hacerlas bien. Estar abierto al aprendizaje amplía mi perspectiva para centrarme no sólo en la oferta, sino en última instancia en lo que es mejor para los clientes de Crowley.” – Rodrigo Ugarte / Executive, Sales (El Salvador)

3. MODIFICA: Ajusta tu siguiente enfoque en función de los resultados anteriores

Utiliza tu autoconciencia como ventaja junto a una combinación de retroalimentación y reflexión para obtener una visión productiva de las fortalezas y debilidades. Una breve pausa al final del día para considerar lo que salió bien y lo que no, es todo lo que se necesita. Autoexplora utilizando las siguientes preguntas al final de tu día:

  1. ¿Cómo te fue en el día? (¿Qué éxito experimenté? / ¿Qué desafíos tuve?)
  2. ¿Qué aprendí hoy? (¿Sobre mí mismo? / ¿Sobre los demás?)
  3. ¿Qué pienso hacer, diferente o igual, mañana

“Elijo adoptar un estilo de liderazgo flexible para que coincida con las tendencias de mis clientes. Los clientes suelen tener una mentalidad colaborativa con el astillero, por lo que mi apoyo es más cooperativo y relajado en función de sus expectativas. Reflexiono sobre experiencias pasadas menos exitosas y las combino con los comentarios de mi equipo para modificar mi estilo y convertirme en un colaborador de un nivel más alto.” – Patrick Sperry / Manager, Construction (Louisiana)

La práctica toma tiempo, al igual que el cambio, pero una vez que seas capaz de enmarcar tu pensamiento y tomar cualquiera de estas tres acciones, no solo verás aumentar tu resiliencia, sino que también estarás apoyando el desarrollo de otras competencias como el manejo de la ambigüedad, la autoconciencia y el aprendizaje ágil.

Escrito por el Equipo de Gestión de Cambios Organizacionales de Crowley. Para obtener más información sobre la cultura y las oportunidades profesionales de Crowley, visita nuestra página de Carreras.